¿Es necesario un nuevo marketing para salvar el mundo?

¿Es necesario un nuevo marketing para salvar el mundo?
¿Es necesario un nuevo marketing para salvar el mundo?_img
"Si el siglo XX fue la era de la abundancia, al menos entre los países industrializados maduros, el siglo XXI va a estar caracterizado por lo contrario: la escasez". Esa es la tesis principal y el hilo conductor del libro ¿Puede el Marketing salvar al mundo? Expectativas para la era de la escasez, con el que el profesor del IESE José Luis Nueno ha ingresado en la Real Academia Europea de Doctores.

Se trata de un exhaustivo análisis sobre los cambios en las variables del entorno que afectan al consumidor, tales como el declive demográfico, la desigualdad económica, los déficits educativos y laborales, el populismo o el riesgo de colapso del Estado del bienestar.

La conclusión de Nueno es que, para reducir la brecha entre lo que se promete al consumidor del siglo XXI y lo que realmente se le puede ofrecer, los profesionales del marketing deben ajustar las expectativas (políticas, sociales, económicas, financieras, de carrera) a las nuevas realidades, que reflejan un clima general de escasez opuesto a la era de la abundancia vivida en los países occidentales en el medio siglo anterior a 2007.

La brecha de la desafección
Entre consumidores y empresas se ha producido un distanciamiento, que no ha hecho más que aumentar en los últimos años y que conduce a una desafección creciente, en el que pesa el papel del marketing como fábrica de expectativas.

El problema, afirma Nueno, es que hoy ya no es posible aumentar la oferta porque vivimos en la "era de la escasez", un nuevo periodo caracterizado por la carestía de los recursos necesarios para generar riqueza.

Es la etapa que atraviesa Europa y que se hace especialmente evidente en España, donde escasean los jóvenes y a la vez la capacidad de emplear, los beneficios sociales, la igualdad, la formación... En suma, ha desaparecido todo aquello que durante el siglo XX facilitó la ascensión de una clase media con posibilidades de consumir y un modelo de retroalimentación de una sociedad de la abundancia.

"Se trata de entender que el consumidor ha cambiado, no por opción ni por maduración: su mundo es otro por imposición. No es más inteligente, ni más selectivo. Es más pobre", apunta Nueno.

Ante la imposibilidad de aumentar la oferta, los partidos políticos y las empresas están obligadas a fomentar la reducción de la demanda y ajustar las expectativas.

Authors Nueno, José Luis

Publisher Reial Acadèmia Europea de Doctors

Language: Spanish

For you interest